Una de las propuestas impresionantes del II Festival Chocolate con Café en Guantánamo fue la presentación del Ballet de Camagüey con un repertorio selecto que incluye desde los estilos clásico, romántico, neoclásico hasta los contemporáneo..

Realmente disfruté, junto a los presentes en el Teatro Guaso, el virtuosismo y el dominio de la técnica del baile de puntas de la troupe agramontina al interpretar Aleatoria, Muñecos, Pavo Real, y Majísimo, obras.de reconocidos coreógrafos cubanos como Tania Vergara, Alberto Mendez, Víctor Cuéllar y Jorge García, en ese orden, las que combinaron perfectamente con Aguas Primaverales, y La muerte del cisne de los famosos bailarines y maestros rusos Asaf Messerer, y Michel Fokine, respectivamente.

Desde hace un tiempo el público guantanamero no había tenido la oportunidad de deleitarse con estos clásicos del ballet cubano y universal, ovacionados por el lirismo, limpieza, y cierres perfectos de pirouetté, fouetté, cabriole y Gran Pax de Deux, ejecutados por  los jóvenes bailarines, entre los que sobresalen las intérpretes Rosa María Armengol, Yanni García y Patricia Diéguez.

También quiero mencionar que en la nómina del BC, liderada por la maitre Regina Balaguer Cabrera, se encuentra el guantanamero Sandor Borruel, un muchachito que vi desempeñarse en la Academia Infanto-juvenil Danza Fragmentada, de Guantánamo, quien me dijo: “desde niño siempre me gustó bailar”.

El Ballet de Camagüey se funda en 1967 por Vicentina de la Torre, y es la segunda compañía de estilo clásico de Cuba, en la cual dejó su impronta el maestro Fernando Alonso, desde 1975 hasta momentos antes de su deceso en el 2013.

Espero que no sea sólo el momento del Festival Chocolate con Café, promovido por el cantante Waldo Mendoza- y cuya suma es mayor a un millón de CUP- para invitar a la provincia más oriental de Cuba a otros colectivos de reconocimiento como el Ballet Nacional de Cuba, que en las últimas décadas del siglo pasado se presentó en los escenarios del Guaso con las principales figuras de Sonia Calero y Serguio Esquivel y la propia Alicia Alonso.

Fotos: Lorezo Crespo Silveira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *