DAnza Fragmentada Foto Vitiko
Espacio Interior/ Foto Vitiko

Por: Jessica Elias Domínguez. Con el tradicional Espacio Interior Impromtus del Cuerpo de Danza Fragmentada inició en la sede de esta compañía guantanamera su vigésimo sexta temporada de presentaciones, cita a la que se suman el Ballet Folklórico Babul, Danza Libre y alumnos de la Escuela Profesional Alfredo Velázquez Carcasés.

 

Las puestas coreográficas Encuentro de Abanicos, Axioma y Eucarionte, a cargo del elenco anfitrión; así como la obra En busca de mi musa, interpretada por los pupilos de la enseñanza artística del territorio, constituyeron algunas de las propuestas de la noche inaugural de la temporada de Danza Fragmentada.

Danza Libre también acudió al encuentro con las piezas El retrato de la niña y Discordia, en tanto el Ballet Folklórico Babul, conjunto al que se le dedica la temporada por sus veinticinco años en la escena cubana, de igual modo fue otro de los protagonistas de la cita con la coreografía Bembé rumba, del maestro Ernesto Llewellyn.

Los talleristas de la Academia Juvenil de Danza Fragmentada presentaron la obra Llorona, y por otra parte los especialistas del reconocido conjunto hicieron pública durante la noche de apertura de su veintiséis temporada, la convocatoria al jubileo por los 30 años de devenir profesional de esta expresión artística en Guantánamo.

Para el sábado 5 de octubre Danza Fragmentada reserva su comparecencia a las ocho y treinta de la noche en el Teatro Guaso de esta urbe oriental, donde protagonizará un espectáculo de celebración por sus más de dos décadas y media de fundada, mientras el domingo seis, los pupilos de su Taller Infanto-Juvenil mostrarán sus creaciones en este mismo escenario pero a las cinco de la tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *