Cacique Panchito en ceremonia religiosa/ Foto: Periódico Venceremos

El mar antillano sirvió de carretera para que generaciones de aborígenes se asentaran en la Gran Isla, nombrada en lengua taína Cuba. Hace más de trescientos años, el Alto Oriente cubano también cobijó a numerosas familias nativas como las Ramírez-Rojas, quienes hasta hoy poseen un cúmulo de saberes  de esa cultura patrimonial entre los valles y montañas de la geografía guantanamera.

Este imperecedero legado familiar atrae al investigador José Barreiro al Tercer Taller de Indigenidad Cubana en los que se reúnen los núcleos familiares en diversos asentamientos y comunidades guantanamaeras vinculadas con la herencia taína y a la vez cumplir el sueño de Francisco Ramírez Rojas, el cacique Panchito, quien anhela, según su propia expresión “retejer a su familia indígena”.

Sobre este laborioso anciano patriarca y guía espiritual de La Ranchería de Caridad de los Indios, en el municipio Manuel Tames, Barreiro comenta:

En el año 1995 cuando Alejandro Hartman, historiador de Baracoa, y yo visitamos al cacique Panchito en la Caridad de los Indios, él nos pidió que lo ayudáramos a juntar a su familia, a reconocer a sus hijos y dar a conocer en el país que existimos, así como  a relacionarse  con otros indios para comparar las culturas. Estamos en esa función de cumplir con el cacique que es una persona especial.

Panchito es una persona mística, guajiro de la montaña, con unos conocimientos increíbles. Él lo sabe todo, no hay una planta medicinal, ni un árbol del que no sepa todos sus atributos, sus variedades, y él siente también gran amor por su gente.  Panchito posee todas las cualidades de un gran líder de una vasta familia.

Panchito y José Barreiro en la casa del patriarca en La Rancherìa

Después de realizar estos encuentros entre las familias indígenas cubanas, ¿qué hallazgos relevantes encuentra en Guantánamo?

Se está elaborando una cuenta familiar de los descendientes Ramírez Rojas, Rojas Ramírez, Ramírez Ramírez, está por los diez mil y es posible que llegue al doble de esa cantidad. Hay muchos lugares por explorar ya que se han dispersado.

Aunque no pretendemos demostrar la existencia aborigen a nivel académico, pues nuestros encuentros refieren las prácticas cotidianas de estas comunidades, los estudios antropológicos o arqueológicos revelan que el 34,5 % de la población cubana tiene el ADN mitocondrial Taíno, transmitido de madre a hija, la cifra para las provincias orientales es más alta, Holguín es la de mayor porcentaje con un 58 %, y Guantánamo con un 50%.

Sin embargo, en nuestros talleres indagamos acerca de la transcendencia de la historia oral, lo que constituye el legado de la familia que se conoce y se autoreconoce como legitima conservadora de la herencia taína en Cuba, especialmente la casta Ramírez-Rojas.

El taller sobre la Indigenidad llevó al académico del Museo de los Indios Americanos de Nueva York a compartir con pobladores en Imias, San Antonio del Sur, Maisí, lugares donde los ancianos tuvieron la palabra para exponer sus conocimientos acerca de las plantas medicinales, las curas caseras, las siembras en correspondencia con las fases de la luna, la ceremonia del tabaco o macuyo, así como la espiritualidad encerrada en cada faena de la vida ancestral.

Al finalizar sus argumentaciones sustentadas en jornadas de búsqueda e intercambio, José Barreiro profundamente asegura: Ninguna de las personalidades indígenas de tribus de América que han llegado a estos eventos ha expresado la más mínima duda de que Panchito, su esposa Reina y su gente son indios, entre indios se conocen y el indio sabe quién es indio.

Descendientes aborígenes en Yateras

Estos debates son el  precedente del tercer taller internacional de Indigenidad Cubana valores y saberes que en los primeros días de diciembre citará, a orillas de la playa de Cajobabo, municipio Imías, a los nativos y estudiosos de varios países de la  América continental e insular, bajo los auspicios de la Dirección Provincial de Cultura, la Oficina de Patrimonio, el Museo Provincial junto al Museo 11 de Abirl del territorio imiense.

A esta confluencia se unen la red de oficinas de Historiador y Conservador de las Ciudades Patrimoniales en Cuba, el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, la Casa de las Américas, y la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre.

Idalis Ramírez Ramírez, saberes tangibles de la etnia aborigen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *