El profesionalismo danzario en la provincia más oriental estuvo precedido por la legendaria Tumba Francesa Pompadour, Patrimonio Intangible de la Humanidad, Locossiá, el grupo universitario Jagüey con Ernesto Savón Ciril como director, entre 80-90 y disimiles colectivos músico-danzarios existentes en las comunidades y organizaciones guantanameras,  los que por su amor al arte se entregaron con la misma disciplina, maestría y profesionalidad de un artista consagrado para recrear  las tradiciones músico-danzarías de la región: Nengón, Kiriba, danzas franco-haitianas, changüí, vodo además de los bailes populares cubanos.

El desarrollo de la danza, en esta tierra entre ríos, había sido fundamentalmente dirigido hacia la línea del folklore y bailes populares, recreados por los grupos danzario del movimiento de artistas aficionados desde el triunfo de la Revolución hasta los años1980,  cuando se funda la escuela elemental de danza moderna y folklore, dirigida por la profesora y coreógrafa estadounidense Elfriede Mahler

En esta etapa  inicia un nuevo camino en la proyección de la danza en el territorio, pues se enriquece la labor coreográfica  y la preparación de profesores y alumnos.

En los años 90, momento marcado por el período especial en Cuba, Isaías Rojas,  la Mahler y varios jóvenes bailarines fundaron a Danza Libre, pilar de lo que sería luego un sólido movimiento  de danzantes, coreógrafos y agrupaciones  de primer nivel,que conciben sus propios estilos contemporáneos, forma de expresar, línea estética y beben de la savia de sus ascendientes presentados en múltiples escenarios europeos, latinoamericanos y del caribe.

Luego proveniente de esta primogénita agrupación profesional, el bailarín y coreógrafo, Ladislao Navarro, imagina en su proyecto para graduarse del Instituto Superior de las Artes, a Danza Fragmentada,ya con 25 años de quehacer con su propia línea estética, filosofía de ver y reflejar la realidad circundante  mediante los movimientos y la expresión corporal, cuyas presentaciones por el país son bien acogidas por la crítica especializada y el público, los que exaltan el nivel de la puesta en escenas, la cual incluye coreografías de los nuevos valores de la compañía.

Ballet Folklórico Babul con Ernesto Llewellin y Luis Valverde surge dos años después,  empeñados en cultivar la herencia músico-danzariacaribeña de esta región del paíscomo la Tumba francesa, el baile yubá junto a los  mitos, leyendas, danzas y cantos, de las religiones cubanas, los que también impactan a los espectadores, entre ellos a los embajadores en Cuba Jennifer Jones-Kernahan de Trinidad y Tobago, Jean VictorGénéus de Haiti y del CongoPascal Onguemby, asiduos a sus últimas temporadas.

También al unísono del surgimiento de estas agrupaciones se crearon los espacios habituales para llevar el gusto estético y apreciación de la danza hasta el público guantanamero y visitantes a la ciudad: Las temporadas danzarías para celebrar un nuevo aniversario de cada colectivo, El Viernes de la Danza, Improntus del Cuerpo, Bajo la Ceiba, el Moquenque, que a la vez se convierten en espacios experimentales de las nuevas propuestas coreográficas.

Luego en el 2015 aparece en la escena la agrupación Médula  liderada por el joven bailarín y coreógrafo Yoel González, y en su brevedad incitan con sus propuestas cargadas de energía y renovación  el aplauso rotundo del espectador así como la cosecha de importantes premios tales como el Grand Prix Vladimir Malakhov en varias de sus ediciones.

También para fortalecer e inspirar nuevas búsquedas en lo contemporáneo, la pedagogía danzaría y que Guantánamo sea un referente obligado en el mundo del baile profesional, Danza Libre, Danza Fragmentada, Babúl y Médula  juntos al Consejo Provincial de las Artes Escénicas (CPAE), institución que las representa, promovieronel Concurso Escena Viva, el Premio Provincial de Danza y el Honorífico “ElfriedeMalher”, el Encuentro de Maestros, estas últimas iniciativas del ya desaparecido baluarte Alfredo Velázquez, Premio Nacional de Danza LornaBurdsall, galardonado con el Guamo de la Unión de Artista e Intelectuales de Cuba en la provincia, y muchos otros galardones atesorados en su breve existencia.

Todo este quehacer danzariodurante más de 25 añosatrae la atención de reconocidos críticos, estudiosos, coreógrafos nacionales e internacionales, como SheronWray (Gran Bretaña), UdoKawasser (Austria), Federico Castro (México), los cubanos José Ángel Carret, Narciso Medina y Ramiro Guerra, las Premios Nacional de Danza Zenaida Armenteros (2005) y Silvina Fabrats (2014), quienes comparten sus experiencias, conferencias y coreografías  con nuestros bailarines los que llevan a escena obras clásicas Oratoria aElfriedeMalher, Metamorfosis, Invernal, Suite Yoruba, y otras piezas muy ovacionadas.

Para enaltecer aún más la obra danzaría en Guantánamo y celebrar el Día Internacional de la Danza cada 29 de abril, las compañías ya mencionadas ofrecen un espectáculo con las últimas creaciones, que compiten en el Concurso Escena Viva y la entrega delos premios“ElfriedeMalher”, los que honran la memoria de la norteamericana atrapada por la magia de las danzas en esta tierra entre ríos.